domingo, octubre 29, 2006

A mí dulce arpía


Princesa erógena
Desacralizadora de ritos matutinos
De espasmos asmáticos al ofrenda sus senos
Indiferente al juicio publico
Te gusta enseñar tu bello vello púbico
Eres una arpía maliciosa, insidiosa y candente
Actúas frívolamente
Pero tus dedos son certeros y tránsfugos
Tus verdes pupilas acentúan tu belleza medusea
(Mal pensada se ríe, le gusta montar y estar arriba; si lo haces bien te deja domarla)
¡Oh dulce arpía voy a levantar tu falda voy a darte una tunda!
Mientras mordisqueo tus pezones
Recuerdo los de aquella ramerita
Que fuiste ayer
Mientras de tus piernas un fluido tibio
Desciende hasta tus rodillas de diosa
Y tus quejidos que trizan ventanales pervierten a los vecinos
de tu boca un lamento inquiero y perturbador implora:
…llámame perra no me ames…
¡No me ames llámame perra!

1 comentario:

alison dijo...

wenas niño tu betinto jejej costay hace falta una charla po jja me gusto arto este pu quemas te puedo decir esu numas jajaja ya eso no svemos ok xauu